Archivo | 18:21

La tarta de Chihiro

3 Ago

Solo he hecho una mudanza en mi vida y si hay algo que temía, era perder algo (cosa la cual, pasó). No sé si Chihiro perdería algo en su viaje, algo valioso, pero lo que siempre hay que tener a buen recaudo, son las buenas recetas.

Lo que traigo hoy es he hecho una tarta queso japonesa que hice para el cumpleaños de mi amiga Cris. A mí, que no me gusta mucho el dulce, me parece que está muy rica, dentro de que no me gustan las tartas. 

Los ingredientes son:

  • 250 gr. de queso Philadelphia 
  • 6 huevos 
  • 140 gr. de azúcar (normal o glass)
  • 60 gr. de mantequilla
  • 100 ml. de leche
  • 20 gr. de maizena 
  • Un chorrito de zumo de limón
  • Ralladura de limón 
  • Una pizca de sal

Para la elaboración haremos lo siguiente.

Lo primero precalentaremos el horno a 200ºC con calor arriba y abajo. Por otro lado, en un bol que tendremos al baño maría vamos a poner la mantequilla con el queso Philadelphia. 


Cuando tengamos una crema homogénea, añadiremos la mitad del azúcar, las yemas y la leche, batiéndolo bien después de cada ingrediente para que quede todo bien integrado. Luego le echaremos la ralladura del limón y la pizca de sal y lo separaremos del fuego para que temple.


Por otro lado, batiremos las claras a punto de nieve, le echaremos el zumo de limón (la cantidad de una cucharadita de café) y lo que nos quedaba de azúcar (70 gr.) hasta que se hagan picos blandos. Los picos blandos es cuando con las varillas las subes hacia arriba y se hacen picos pero caen hacia un lado como si fuese el sombrero seleccionador de Harry Potter.


Después de esto, a la crema que teníamos de la mezcla del queso agregaremos la harina y la maizena tamizadas previamente. Por último, iremos agregando con movimientos envolventes para que no se baje, el merengue que teníamos preparado. 


El molde que yo utilicé es de unos 20 cm. creo. Forraremos el fondo con papel de horno y engrasaremos los bordes con mantequilla, para finalmente, verter la mezcla.


Para esta tarta, se hará en el horno pero al baño maría, es decir, tenemos que encontrar un recipiente apto para horno en el que echaremos un par de dedos de agua hirviendo, lo suficiente para que nos entre el molde una vez que lo metamos.

Pues bien, vamos al horno, primero 18 minutos a 200ºC y luego lo bajaremos a 160ºC durante 15 minutos, tras los cuales apagaremos el horno y la dejaremos dentro una media hora. Yo recomiendo que la saquéis del recipiente con agua porque siempre se suele colar algo, eso sí, dejadla dentro del horno. Tras esa media hora, abrid la puerta del horno y dejad que se enfríe. 

Y…a comer.

Le podéis echar mermelada pero desde mi punto de vista, está rica así. 


Nos vemos en la próxima receta. 👩🏼‍🍳