Archive | julio, 2014

Al más puro estilo de ¡Carmen!

15 Jul

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ahora que ya podemos decir que estamos en verano, que mejor sugerencia que un rico salmorejo andaluz.

Cuando el otro día me puse a ver “Carmen” de Vicente Aranda, me surgió la curiosidad qué podían comer, porque normalmente, a no ser que haya una abuelita como protagonista en la película, pocos son los que se sientan a la mesa a comer decentemente. Sin pensar demasiado en algún planto andaluz, enseguida se me vino a la cabeza el salmorejo, el cual probé por primera vez, curiosamente, en un bar al que me llevaron en un fin de semana loco por León, el bar Camarote Madrid, muy recomendable ir por allí si os decidís a visitar la ciudad.

La receta no la tenía así que decidí buscarla por internet, pero como ninguna me convencía al 100%, opté por pedírsela a un amigo andaluz, que seguro me daría su receta familiar, la de verdad. Así que os dejo aquí su mensaje que lo deja todo súper claro:

A ver, bombón… un salmorejo es algo sencillo… 1kg de tomates acompañados de media pieza de pan de tamaño normal empapada en agua con vinagre (sin pasarte) con un vaso pequeño de aceite y ajo y sal al gusto.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En un principio si lo quieres hacer fino fino deberias pelar los tomates o escaldarlos para que se puedan pelar fácil, tomates SIEMPRE maduros y para gazpacho, ojo con eso.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 Después troceas, los echas en la batidora junto con el pan empapado, el ajo y la sal.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
 
Lo bates todo y cuando sea un puré, dejas la batidora batiendo y vas echando poco a poco el aceite que con el meneo emulsionará y se hará todo una crema.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Y tatachán!! Aquí lo tenemos 🙂 En el bar este que os comenté de León lo sirven con taquitos de jamón serrano pasado por la sartén por encima, así que me apunté también eso. Rico rico.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Nos vemos en la próxima película y a disfrutar del verano 🙂
Nota: para escaldar los tomates, se sumergen apenas un minuto en agua hirviendo y cuando los saquéis, la piel se desprende prácticamente sola.