Archive | marzo, 2013

Pelotas de tenis al más puro estilo Match Point

19 Mar

ImagenProbablemente cuando Woody Allen decidió rodar Match Point, no había probado las bolas de patata de mi abuela, y ahora, después de unas cuantas películas más, tampoco, pero, ¡él se lo pierde! Desde luego, en el inicio de Match Point, la pelota de tenis que aparece de lado a lado de la red, parece más bien una bola de patata de las de mi güela que una pelota de tenis.

Cuando era pequeña, mi abuela nos hacía a mis primos, mi hermana y a mi este manjar, unos cuantos filetes rusos, y nos íbamos a “Los pericones” a pasar la tarde. Siempre dije que quería aprender a hacer las famosas bolas de patata, pero nunca me había puesto…ahora sí, en algún momento de mi (espero) larga vida, ya podré estar tranquila, pues podré llevar a mis nietos a merendar bolas de patatas y filetes rusos con toda la tranquilidad de que la receta está bien hecha.

Para ello necesitamos:

  • 4 ó 5 patatas.
  • 1 huevo.
  • Sal.
  • Harina.
  • Aceite de oliva virgen extra.

Cocemos las patatas con piel. Cuando estén cocidas las pelamos y las hacemos puré (mi abuela siempre las machacaba con un tenedor, yo las pase por el pasapurés, pero desde luego, quedan mejor con el tenedor), les echamos un poco de sal y dejamos que temple. A continuación le echamos el huevo, es importante que la patata no esté caliente pues sino corremos el riesgo de que el huevo cuaje un poco y no interesa. Amasamos hasta que quede una masa manejable, podemos echarle un poco de harina si fuese necesario. Con la masa ya preparada, vamos haciendo bolitas como las de las albóndigas, enharinamos y las vamos reservando para luego freírlas.

ImagenUna vez las tengamos todas preparadas, en abundante aceite de oliva bien caliente, las vamos a ir friendo hasta que estén doradas.

ImagenSegún las vamos sacando las ponemos sobre un papel de cocina absorbente para retirar el exceso de grasa. Ahora ya están listas para comer 🙂

Imagen

ImagenUn besín y nos vemos en la próxima película.

Las trenzas de queso de Rapunzel

8 Mar

Imagen

¿Os imaginais que la larga y dorada melena de Rapunzel fuese una hermosa trenza de pan de queso? El principe se pondría las botas comiendo y seguramente, no hubiese rescatado a la hermosa Rapunzel.

Como veo bastante improbable que nadie trepe por la melena de nadie ni que nadie se coma el pelo de nadie, vamos a hacer trenzas de pan ¿os parece? La receta es muy similar a la de “El retorcido mundo de Marge Simpson” pero además…lleva queso 🙂 Para ello necesitamos:

  • 600 gr. de harina.
  • 1 sobre de levadura seca.
  • una cucharadita de sal.
  • 2 cucharaditas de azúcar.
  • 200 ml. de agua templada.
  • 150 ml. de leche templada.
  • 20 gr. de mantequilla.
  • 1 huevo.
  • 200 gr. de queso rayado.
  • Sal gorda.

Y ahora, al lío. Disolvemos la levadura de panadería en agua templada y lo dejamos reposar más o menos unos 10 minutos. En un bol, mezclamos la harina, la sal y el azúcar, y también el queso rayado. Finalmente añadimos el agua con la levadura y la leche también templada. Cuando ya empiece a formarse la masa, añadimos la mantequilla a punto de pomada. Ahora ya la masa debería de estar a punto para poder trabajarla. La volcamos en la mesa donde vamos a trabajarla y la amasamos unos 10 minutos. Una vez amasada, la dejamos reposar hasta que duplique su tamaño (más o menos 45 minutos).

Imagen

Ahora ya podemos hacer las trenzas. Cogemos un trocito de masa y hacemos un churrito con forma de U, y le ponemos un palito en medio.

Imagen

Imagen

Creo que no hace falta explicar cómo hacer una trenza ¿no?

Imagen

Una vez que tengamos todas las trenzas hechas, las pintamos con huevo batido y les ponemos sal gorda por encima.

Imagen

Ahora ya es el momento de hornear. Con el horno precalentado a 200º C con calor arriba y abajo los metemos durante media hora más o menos, hasta que estén doradinos vamos.

Imagen

Cuando estén, los dejamos enfriar y a comer 🙂

Imagen

Imagen

Imagen

¡Que aproveche! y nos vemos con la siguiente receta 🙂

Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante

1 Mar

Imagen

Solamente con ver la foto, ya estoy salivando como los perros de Pávlov. La receta de hoy es para los más golosos, para los que con tan solo una onza de chocolate negro disfrutan, para los que merendaban (o meriendan) bocadillos de pan con chocolate, para los que el chocolate es uno de los grandes placeres de la vida, para ellos 🙂

La receta de hoy es una especie de “muerte por chocolate” (como ya ha sido bautizada) pero sin dejarte en la boca esa pesadez al comer una tarta densa, es de esas tartas con las que puedes repetir 😉

Cuando empecé a hacer la tarta pensé únicamente en que cuando la terminase, quien la fuese a recibir quisiese comérsela de una sentada, tal y como Minnie hizo con Ms. Hilly en “The Help” (“Criadas y señoras” en España) aunque con ingredientes algo menos naturales, jijijii. Los ingredientes que yo utilicé fueron:

  • 30 gr de cacao amargo en polvo.
  • 2 y 1/2 cucharadas de harina.
  • 2 y 1/2 cucharadas de maizena.
  • 200 gr de azúcar.
  • 4 huevos.
  • Mantequilla (para engrasar)

Todo esto multiplicado por dos, pues vamos a hacer dos bases. Vamos al lío.

Mezclamos el cacao, la harina y la maizena (todo tamizado, ya sabéis). En otro bol, batimos las yemas de los huevos con el azúcar, y cuando tengamos una pasta uniforme, lo añadimos a los ingredientes secos. Por otro lado, montamos las claras a punto de nieve.

ImagenAhora vamos a ir incorporando las claras a punto de nieve a la mezcla de la harina, el cacao y el resto de ingredientes que ya teníamos preparado. Para incorporarlo, lo vamos a hacer con movimientos envolventes para que no se bajen las claras y así quede más esponjoso. Cuando lo tengamos, nos tiene que quedar una pasta como la de la foto.

Imagen

Y a continuación, lo vertemos en el molde. Como veis, mi molde es de esos desmontables y lo que hice fue ponerle papel de horno en la base para que a la hora de desmoldarlo me resultase más fácil, pero aún así, lo engrase igualmente con un poco de mantequilla.

Imagen

Imagen

Y ahora, al horno, a 150º C a media altura con calor arriba y abajo durante más o menos 25 minutos. Cuando lo saquemos, lo dejamos enfriar por completo antes de desmoldarlo. En la foto se ve un “pequeño” agujero en el centro del bizcocho, eso fue porque para mirar si estaba hecho, en vez de pinchar con una aguja yo pinché con un cuchillo y se me fue la mano…pero vamos, que estaba hecho. El agujero que quedó al fin y al cabo no importa mucho porque luego va a ir recubierto, así que sin problemas.

Imagen

Todo este proceso tendremos que repetirlo, es decir, vamos a hacer otro bizcocho exactamente igual, en el mismo molde.

Ahora vamos a montar la tarta. Ponemos uno de los bizcochos en un plato (o en una fuente, como lo puse yo), y lo cubrimos con una capa de mermelada (yo utilice mermelada casera de moras, que otro día pondré la receta).

ImagenA continuación, ponemos encima la otra “tapa” de bizcocho, como vamos a cubrirla de crema de chocolate, yo lo que hice, para que luego quedase lo más liso posible, fue poner para arriba la parte de abajo del bizcocho, es decir, la que estaba en la base del molde.

ImagenAhora es hora de hacer la crema de chocolate con la que cubrir nuestra tarta. Para ello necesitamos:

  • 200 gr de azúcar glass.
  • 25 gr de cacao amargo en polvo.
  • 90 gr de mantequilla (en punto de pomada).
  • 1 cucharada de esencia de vainilla.
  • 1 cucharada de ron.
  • 1 cucharada de leche.

En un recipiente mezclamos el cacao y el azúcar glass, y a continuación, la mantequilla. Cuando tengamos una pasta poco manejable, le incorporamos la esencia de vainilla, el ron y la leche…¡Y listo!

Imagen

Ahora cubrimos el bizcocho. Hay que cubrir no solamente la superficie, sino que también los bordes.

Imagen

Para decorar necesitamos:

  • Fresas.
  • Canutillos de barquillo recubiertos de chocolate.

Como yo no encontré canutillos de chocolate pequeños tuve que ir partiendo los que tenía de modo y manera que no quedaban excesivamente altos alrededor de la tarta. Vamos bordeando así todo el diámetro de la tarta hasta completarlo.

ImagenA continuación, vamos a decorarla con fresas. Las limpiamos, le quitamos el rabito y las ponemos con el piquín pa arriba. Yo no cubrí toda la tarta con fresas porque tenía que poner unas velas de cumpleaños, pero la podéis cubrir por completo.

Imagen

Imagen

Y…¡a disfrutar!

ImagenUn besín y…¡nos vemos en la próxima película!