Imagina dar una oreo

2 Dic

  
Hoy la cosa no va de películas, sino de anuncios de televisión, “Imagina dar una oreo…”, y así con su soniquete una hora y otra hora a lo largo de toda una semana, fue el tiempo que me he pasado cantando la canción del anuncio de las oreos.

Con motivo del cumpleaños de mi señor padre, me he sacado una receta de la manga, así medio copiada medio inventada, y el resultado, aunque no muy bonico, sí que ha tenido balance positivo.

Para la tarta necesitaremos:

  • 3 paquetes de galletas oreo.
  • 1 tarrina de queso Philadelphia.
  • 120 ml de nata para cocinar.
  • Media taza de azúcar.
  • Un poco de mantequilla.
  • Una cucharadita de esencia de vainilla (opcional).
  • 2 huevos.

Y vamos al lío.

Lo primero es separar las tapas de las galletas oreo de su relleno…

  
…Para luego machacar las tapas y hacer la base de la tarta. Para ello, bien machacadas las mezclamos con la mantequilla hasta que nos deje formar una base consistente, que pondremos en un molde desmontable. (Dejaremos una parte sin mezclar con la mantequilla para luego decorar)

El relleno lo haremos mezclando el queso Philadelphia con la nata, el relleno de las oreo y el azúcar. Cuando esté bien mezclado, le añadimos las yemas de los huevos y las claras montadas a punto de nieve, y si queremos, la cucharadita de esencia de vainilla. 

  
A continuación lo vertemos en el molde. 

  
Y lo metemos en el horno una media hora a 170°C con calor arriba y abajo. Como mi molde era muy pequeño yo lo tuve que dejar más tiempo, me subió un pelín y luego volvió a su tamaño normal, pero lo “arregle” a la hora de desmoldar.

  
Una vez fuera del horno quedó con un aspecto tal que el de la foto…

  
Retiré la capa de arriba y espolvoreé las tapas de las galletas machacadas que habíamos reservado. 

El resultado no fue del todo malo.

   
   
Nos vemos en la próxima peli, o en los anuncios. 😘😘😘

Por bulerías

5 Oct

IMG_5489

Siempre me llamó mucho la atención el nombre de “brazo de gitano” para un postre, y si en este país disfrutamos de una excelente gastronomía, también lo hacemos de grandes artistas gitanos, como Camarón (2005) quien nos dejó una gran discografía y Óscar Jaenada interpretó en la gran pantalla hace ya unos años.

La receta que traemos hoy no es dulce, pese a que los Brazos de Gitano, siempre lo han sido. Esta es una alternativa fresca que este verano hice en varias ocasiones y en todas ellas, ¡voló!

Para ella necesitaremos:

  • 4 ó 5 patatas
  • un poco de mantequilla (al gusto)
  • Jamón serrano
  • Crema de queso
  • Un tomate
  • Sal
  • Un huevo

Lo primero que tenemos que hacer es cocer las patatas para hacer el puré.

IMG_5467

Cuando estén cocidas las pasamos por un pasapures para hacer el puré y le ponemos un poco de mantequilla.

IMG_5471

Una vez hecho el puré, lo dejamos templar y lo extendemos en una hoja de silicona o en un papel transparente de cocina. Y añadimos el resto de ingredientes, en primer lugar el jamón serrano, luego la crema de queso y por último el tomate en rodajas finas.

IMG_5487

IMG_5479

Y ahora llega lo más delicado, aunque no difícil, enrollarlo. Con cuidado de que no se nos desparrame por los lados, vamos enrollando poco a poco…

IMG_5481

Y cuando lo cerremos del todo, lo decoramos con huevo cocido troceado. Lo dejamos enfriar en la nevera y ya está listo para comer…

IMG_5486

Cuando lo partais la salsa de queso es probable que se haya vuelto algo más líquida (es por el agua que sueltan los tomates), pero está rico rico.

IMG_5491

Esta receta acepta muchas variaciones, en vez de jamón serrano, tomate y queso podéis ponerle atún, aceitunas y mayonesa, o carne picada, pimiento y crema de queso azul… Con cualquier opción, estará riquísimo.

Besos y nos vemos en la próxima película:)

A comer de muerte

31 Ene

IMG_2286 Siempre me ha resultado muy curioso el hecho de que en en los funerales de las películas siempre se meten unas comilonas entre pecho y espalda de cuidado!! Un ejemplo de ello lo tenemos en “Un funeral de muerte” de Frank Oz, el director de In&Out. Comen y comen, los invitados llevan pequeños aperitivos, empanadas, emparedados, cócteles…y a zampar. Viendo esta mañana al gran Jamie Oliver lo tuve claro, si en España se hiciesen los funerales como los de las películas…yo llevaría algo así. Una especie de empanada-quiché-tortilla envuelta que con mis dudas, resultó estar “de muerte”. Para ello necesitaremos:

  • 4 huevos.
  • Queso de cabra.
  • Queso Maasdam.
  • Pimienta blanca y negra.
  • Orégano seco.
  • Ralladura de limón.
  • Una bolsa de espinacas.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Nuez moscada.
  • Sal.
  • Albahaca seca.
  • Jengibre en polvo.
  • Pasta filo.

Y vamos al lío… En un bol batimos los huevos y desmenuzamos el queso de cabra, incorporamos el Maasdam, echamos la pimienta blanca y la negra junto con el orégano y la ralladura de limón (todo al gusto), mezclamos bien y dejamos reposar.

IMG_2262-0

IMG_2260-0

IMG_2263-0

IMG_2266-0 A continuación, cogemos un papel de cocina, lo arrugamos, y lo mojamos bien. Hacemos una bola y lo extendemos en la mesa de trabajo…

IMG_2268

IMG_2269 Echamos un chorrito de aceite y lo extendemos con un pincel, un poco de albahaca y ponemos una hoja de pasta filo, y repetimos, pero esta vez, en vez de albahaca, con jengibre, y repetimos…pasta filo, aceite, albahaca,pasta filo, aceite, jengibre, y así con cuatro o cinco hojas de pasta filo. No importa si se rompe alguna, eso es lo de menos…

IMG_2299-1 En una tartera o sartén que podamos meter en el horno, vamos a echar un chorrín de aceite y la bolsa de espinacas, una pizca de sal y otra de nuez moscada.

IMG_2276

IMG_2278

IMG_2279 Y lo incorporamos a la mezcla del huevo…

IMG_2280 En la misma tartera, ponemos la pasta filo (con el papel del cocina también).

IMG_2275 Vertemos la mezcla y cerramos la pasta… Se romperá, pero no importa.

IMG_2283

IMG_2285 Lo dejamos al fuego, para que se cuaje unos cinco minutinos y a continuación, con el horno precalentado a 180ºC, lo metemos durante 15 minutos (quizás algo menos) y un par de minutos o tres le ponemos el grill para que tueste un poco. Lo sacamos del horno y voilà!!

IMG_2286-0

IMG_2292-2 Buen provecho y nos vemos en la próxima película:)

El principe de las patatas Deluxe

13 Oct

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Me imagino que todos recordaréis “El príncipe de Zamunda”, y supongo también que os acordaréis del McDowell’s, el gran competidor ficticio de la cadena líder de comida rápida. Antes me daba bastante asquete eso de las patatas deluxe, con la piel y todo, así que yo era bastante reticente a probarlas, hasta que hace dos años cometí el error de decir “déjame probar una”, y la liamos.

Tras darle vueltas y vueltas a lo que podían llevar, buscando en varios sitios y probando asiduamente las patatas en el McDowell’s:) por fin, tengo la receta. Para ello vamos a necesitar:

  • 5 patatas grandes.
  • 50 gr. de harina.
  • Una cucharadita (abundante) de pimentón, (yo lo usé dulce pero también podéis probar con picante).
  • Una cucharadita de tomillo seco.
  • Una cucharadita de ajo en polvo.
  • Una cucharadita de estragón seco.
  • Una cucharadita de sal.
  • Aceite de oliva virgen extra para freír.

Las lavamos y las partimos en gajos.

.OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A continuación las ponemos a cocer en abundante agua con un puñado de sal. Y mientras tanto, vamos a mezclar los ingredientes secos (harina, ajo en polvo, tomillo, estragón y la pizca de sal).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Dejaremos cocer las patatas unos cinco minutos, no más, pues luego las freiremos. Cuando hayan pasado esos cinco minutos, las sacamos del agua y dejamos que enfríen y a continuación, enharinamos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En abundante aceite de oliva, las freímos hasta que cojan ese tono dorado tan rico. Las vamos sacando sobre un papel absorbente para eliminar el exceso de grasa y listo!! Ya tenemos nuestras patatas made in Zamunda.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Al más puro estilo de ¡Carmen!

15 Jul

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ahora que ya podemos decir que estamos en verano, que mejor sugerencia que un rico salmorejo andaluz.

Cuando el otro día me puse a ver “Carmen” de Vicente Aranda, me surgió la curiosidad qué podían comer, porque normalmente, a no ser que haya una abuelita como protagonista en la película, pocos son los que se sientan a la mesa a comer decentemente. Sin pensar demasiado en algún planto andaluz, enseguida se me vino a la cabeza el salmorejo, el cual probé por primera vez, curiosamente, en un bar al que me llevaron en un fin de semana loco por León, el bar Camarote Madrid, muy recomendable ir por allí si os decidís a visitar la ciudad.

La receta no la tenía así que decidí buscarla por internet, pero como ninguna me convencía al 100%, opté por pedírsela a un amigo andaluz, que seguro me daría su receta familiar, la de verdad. Así que os dejo aquí su mensaje que lo deja todo súper claro:

A ver, bombón… un salmorejo es algo sencillo… 1kg de tomates acompañados de media pieza de pan de tamaño normal empapada en agua con vinagre (sin pasarte) con un vaso pequeño de aceite y ajo y sal al gusto.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En un principio si lo quieres hacer fino fino deberias pelar los tomates o escaldarlos para que se puedan pelar fácil, tomates SIEMPRE maduros y para gazpacho, ojo con eso.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 Después troceas, los echas en la batidora junto con el pan empapado, el ajo y la sal.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
 
Lo bates todo y cuando sea un puré, dejas la batidora batiendo y vas echando poco a poco el aceite que con el meneo emulsionará y se hará todo una crema.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Y tatachán!! Aquí lo tenemos:) En el bar este que os comenté de León lo sirven con taquitos de jamón serrano pasado por la sartén por encima, así que me apunté también eso. Rico rico.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Nos vemos en la próxima película y a disfrutar del verano:)
Nota: para escaldar los tomates, se sumergen apenas un minuto en agua hirviendo y cuando los saquéis, la piel se desprende prácticamente sola.

Comiendo raviolis… “Bajo el sol de la Toscana”

7 Abr

Imagen

 

Lo reconozco, que te preparen un plato de  pasta fresca “Bajo el sol de la Toscana” tiene que ser la leche, sino que le pregunten a Diane Lane cuando, interpretando a Frances en este film de 2003. Seguramente, cuando decide comprar aquella casa y empezar su nueva vida allí, también le daría por conocer la gastronomía italiana, y que mejor forma de conocerla, que atreviéndose con la pasta fresca, tal y como hice yo (ATENCIÓN: si no tenéis una máquina de hacer pasta, mejor la pasta al huevo de Gallo de toda la vida de dios, jajaj)

Para la pasta vamos a necesitar:

  • 400 gr. de harina
  • 4 huevos

Y al lío… Hacemos un volcán con la harina encima de la mesa donde vayamos a trabajar. Batimos los huevos y los echamos encima, procurando que el volcán no desaparezca entre la “lava”.

Imagen

 

Con el tenedor, nos ayudamos para mezclar bien la harina y el huevo. Cuando ya esté más o menos todo integrado, lo trabajaremos con las manos, amasando hasta conseguir una bola que dejaremos reposar durante media hora, la cual invertiremos en hacer el relleno de los raviolis. Para ello vamos a necesitar:

  • 150 gr. de salmón ahumado.
  • 1 clara de huevo.
  • 1 cucharada y media de nata para cocinar.
  • Estragón (al gusto)

Imagen

Partimos el salmón ahumado en cuadraditos, y lo ponemos en un baso de batidora junto con la clara de huevo, la nata y el estragón y lo batimos hasta conseguir una pasta así bastante asquerosilla.

Imagen

 

Bueno, como ya habrá pasado la media hora de reposo de la masa y dado que vamos a hacer raviolis, vamos a dividirla en dos partes iguales, para así, extenderla.

Imagen

Bueno, si no tenéis máquina de hacer pasta espero que vuestros bíceps, tríceps y vuestra moral los tengáis bien entrenados, porque al menos yo, con mi mierdi-brazos me costó lo mío y lo del vecino también extenderla.

Imagen

Bueno, con las dos porciones de masa ya extendida, vamos a hacer los raviolis. En una de las extensiones de masa, vamos a ir poniendo una cucharadita pequeña de la pasta de salmón.

Imagen

 

Y luego ponemos la otra parte de la masa encima. Con un corta pastas, vamos a ir cortando los raviolis…

Imagen

Ahora vamos a hacer la salsa de limón y estragón que los acompaña, para la cual vamos a necesitar:

  • Un chorrito de aceite de oliva virgen extra.
  • 1 cucharadita de harina de maíz.
  • Medio vasito de vino blanco.
  • 200 ml. de nata líquida para cocinar.
  • El zumo de medio limón exprimido.
  • 2 cucharaditas de estragón.
  • sal y pimienta al gusto.

Y al lío… En una sartén ponemos el chorrín de aceite y la harina de maíz. Agregamos el vino y la nata y a continuación, el zumo. Lo llevamos a ebullición y dejamos que espese. Cuando ya esté espeso, añadimos la sal, la pimienta y el estragón.

Imagen

 

En un recipiente aparte, ponemos agua a hervir para cocer la pasta. Cuando rompa a hervir, añadimos sal y vamos poniendo los raviolis con cuidado, los cuales dejaremos hervir unos 4-5 minutos.

Imagen

 

Servimos y añadimos la salsa por encima.

Imagen

 

Imagen

Y ahora si que si, a disfrutar de los raviolis, bajo el sol de la Toscana, o de lo que os quede más a mano.

Besines y nos vemos en la próxima película.

Lluvia de albóndigas

31 Mar

Imagen

 

Si en algún momento de mi vida, veo llover albóndigas no tendría muy claro si quedarme en casa viendo llover o si salir a la calle con un buen pan de hogaza para hacer un bocadillo, rollo Joey en Friends. Pero sin ninguna duda, estas cosas solo podrían pasar en la isla que siempre tapa la A, de Atlántico en los mapas, y sería Flint Lockwood quien lo haría posible.

Siempre pensé que yo era un poquito rara por pirrarme por los bocadillos de albóndigas, pero visto que a Joey Tribianni también le pasa, no me preocupa tanto, porque como él, “Blancooking no comparte su comida”.

Una vez aclarado esto, vamos a hacer las albóndigas que me está entrando hambre:) Vamos a necesitar entonces:

  • Medio kilo de carne picada (tres cuartas partes de ternera y una cuarta parte de cerdo, así quedan más jugosas).
  • 2 huevos.
  • 1 ajo.
  • 1 trozo de pan duro.
  • Perejil.
  • Sal.
  • Aceite de Olvida Virgen extra (para freír).
  • Harina.

En un recipiente ponemos el pan duro a remojo para que se ablande. En otro, ponemos la carne, los huevos, el ajo picado pequeño, el perejil también picado y la sal, y cuando el pan ya este blando, lo añadimos también.

Imagen

Con un tenedor, lo mezclamos todo bien y ya con las manos, vamos dándoles forma a las albóndigas.

Imagen

Cuando las tengamos todas hechas, las vamos a freír en aceite de oliva virgen extra y las vamos a ir sacando para que escurran bien en aceite. Como veis, yo las pongo en un colador grande.

Imagen

Cuando estén todas fritas, vamos a hacer la salsa, para la cual vamos a necesitar:

  • Una cebolla pequeña o media grande.
  • Un pimiento.
  • Un ajo.
  • Dos zanahorias.
  • Un bote de 200 ml. de tomate triturado.
  • Azúcar.
  • Sal.
  • Vino blanco.

Troceamos todas las verduras y dejamos que se pochen bien en la tartera que lo estemos haciendo. Como seguramente os habrá sobrado aceite de freír las albóndigas, utilizad ese, ya tiene el sabor de la carne y le dará un gusto rico.

Imagen

 

Cuando estén bien pochadas las verduras, vamos a añadir tres cuartas partes de un bote de tomate triturado, al que añadiremos un par de cucharadas pequeñas de azúcar, la sal si no se la habéis echado todavía y un chorrín de vino blanco y dejamos que se haga todo bien (unos 10 minutos si habéis sofrito bien las verduras, sino, algo más).

Imagen

 

A mi, como no me gusta encontrarme los trozos de verduras en la salsa, no parto la verdura muy pequeña porque luego lo paso todo por el pasapurés.

Imagen

 

Ahora, con la salsa ya hecha, añadimos las albóndigas y dejamos que tanto la salsa coja el sabor de la carne como la carne de la salsa. Es muy probable que tengáis que añadir un vasito de agua para que no quede seco y haya bastante salsa.

Imagen

Ahora si que si, ¡a comer!

Imagen

Imagen

 

Besines y nos vemos en la próxima película.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.