Comiendo raviolis… “Bajo el sol de la Toscana”

7 abr

Imagen

 

Lo reconozco, que te preparen un plato de  pasta fresca “Bajo el sol de la Toscana” tiene que ser la leche, sino que le pregunten a Diane Lane cuando, interpretando a Frances en este film de 2003. Seguramente, cuando decide comprar aquella casa y empezar su nueva vida allí, también le daría por conocer la gastronomía italiana, y que mejor forma de conocerla, que atreviéndose con la pasta fresca, tal y como hice yo (ATENCIÓN: si no tenéis una máquina de hacer pasta, mejor la pasta al huevo de Gallo de toda la vida de dios, jajaj)

Para la pasta vamos a necesitar:

  • 400 gr. de harina
  • 4 huevos

Y al lío… Hacemos un volcán con la harina encima de la mesa donde vayamos a trabajar. Batimos los huevos y los echamos encima, procurando que el volcán no desaparezca entre la “lava”.

Imagen

 

Con el tenedor, nos ayudamos para mezclar bien la harina y el huevo. Cuando ya esté más o menos todo integrado, lo trabajaremos con las manos, amasando hasta conseguir una bola que dejaremos reposar durante media hora, la cual invertiremos en hacer el relleno de los raviolis. Para ello vamos a necesitar:

  • 150 gr. de salmón ahumado.
  • 1 clara de huevo.
  • 1 cucharada y media de nata para cocinar.
  • Estragón (al gusto)

Imagen

Partimos el salmón ahumado en cuadraditos, y lo ponemos en un baso de batidora junto con la clara de huevo, la nata y el estragón y lo batimos hasta conseguir una pasta así bastante asquerosilla.

Imagen

 

Bueno, como ya habrá pasado la media hora de reposo de la masa y dado que vamos a hacer raviolis, vamos a dividirla en dos partes iguales, para así, extenderla.

Imagen

Bueno, si no tenéis máquina de hacer pasta espero que vuestros bíceps, tríceps y vuestra moral los tengáis bien entrenados, porque al menos yo, con mi mierdi-brazos me costó lo mío y lo del vecino también extenderla.

Imagen

Bueno, con las dos porciones de masa ya extendida, vamos a hacer los raviolis. En una de las extensiones de masa, vamos a ir poniendo una cucharadita pequeña de la pasta de salmón.

Imagen

 

Y luego ponemos la otra parte de la masa encima. Con un corta pastas, vamos a ir cortando los raviolis…

Imagen

Ahora vamos a hacer la salsa de limón y estragón que los acompaña, para la cual vamos a necesitar:

  • Un chorrito de aceite de oliva virgen extra.
  • 1 cucharadita de harina de maíz.
  • Medio vasito de vino blanco.
  • 200 ml. de nata líquida para cocinar.
  • El zumo de medio limón exprimido.
  • 2 cucharaditas de estragón.
  • sal y pimienta al gusto.

Y al lío… En una sartén ponemos el chorrín de aceite y la harina de maíz. Agregamos el vino y la nata y a continuación, el zumo. Lo llevamos a ebullición y dejamos que espese. Cuando ya esté espeso, añadimos la sal, la pimienta y el estragón.

Imagen

 

En un recipiente aparte, ponemos agua a hervir para cocer la pasta. Cuando rompa a hervir, añadimos sal y vamos poniendo los raviolis con cuidado, los cuales dejaremos hervir unos 4-5 minutos.

Imagen

 

Servimos y añadimos la salsa por encima.

Imagen

 

Imagen

Y ahora si que si, a disfrutar de los raviolis, bajo el sol de la Toscana, o de lo que os quede más a mano.

Besines y nos vemos en la próxima película.

Lluvia de albóndigas

31 mar

Imagen

 

Si en algún momento de mi vida, veo llover albóndigas no tendría muy claro si quedarme en casa viendo llover o si salir a la calle con un buen pan de hogaza para hacer un bocadillo, rollo Joey en Friends. Pero sin ninguna duda, estas cosas solo podrían pasar en la isla que siempre tapa la A, de Atlántico en los mapas, y sería Flint Lockwood quien lo haría posible.

Siempre pensé que yo era un poquito rara por pirrarme por los bocadillos de albóndigas, pero visto que a Joey Tribianni también le pasa, no me preocupa tanto, porque como él, “Blancooking no comparte su comida”.

Una vez aclarado esto, vamos a hacer las albóndigas que me está entrando hambre :) Vamos a necesitar entonces:

  • Medio kilo de carne picada (tres cuartas partes de ternera y una cuarta parte de cerdo, así quedan más jugosas).
  • 2 huevos.
  • 1 ajo.
  • 1 trozo de pan duro.
  • Perejil.
  • Sal.
  • Aceite de Olvida Virgen extra (para freír).
  • Harina.

En un recipiente ponemos el pan duro a remojo para que se ablande. En otro, ponemos la carne, los huevos, el ajo picado pequeño, el perejil también picado y la sal, y cuando el pan ya este blando, lo añadimos también.

Imagen

Con un tenedor, lo mezclamos todo bien y ya con las manos, vamos dándoles forma a las albóndigas.

Imagen

Cuando las tengamos todas hechas, las vamos a freír en aceite de oliva virgen extra y las vamos a ir sacando para que escurran bien en aceite. Como veis, yo las pongo en un colador grande.

Imagen

Cuando estén todas fritas, vamos a hacer la salsa, para la cual vamos a necesitar:

  • Una cebolla pequeña o media grande.
  • Un pimiento.
  • Un ajo.
  • Dos zanahorias.
  • Un bote de 200 ml. de tomate triturado.
  • Azúcar.
  • Sal.
  • Vino blanco.

Troceamos todas las verduras y dejamos que se pochen bien en la tartera que lo estemos haciendo. Como seguramente os habrá sobrado aceite de freír las albóndigas, utilizad ese, ya tiene el sabor de la carne y le dará un gusto rico.

Imagen

 

Cuando estén bien pochadas las verduras, vamos a añadir tres cuartas partes de un bote de tomate triturado, al que añadiremos un par de cucharadas pequeñas de azúcar, la sal si no se la habéis echado todavía y un chorrín de vino blanco y dejamos que se haga todo bien (unos 10 minutos si habéis sofrito bien las verduras, sino, algo más).

Imagen

 

A mi, como no me gusta encontrarme los trozos de verduras en la salsa, no parto la verdura muy pequeña porque luego lo paso todo por el pasapurés.

Imagen

 

Ahora, con la salsa ya hecha, añadimos las albóndigas y dejamos que tanto la salsa coja el sabor de la carne como la carne de la salsa. Es muy probable que tengáis que añadir un vasito de agua para que no quede seco y haya bastante salsa.

Imagen

Ahora si que si, ¡a comer!

Imagen

Imagen

 

Besines y nos vemos en la próxima película.

De Picnic

24 mar

Imagen

Cuando en 1955, Hall Carter (William Holden) y Madge Owens (Kim Novak) se fueron de “Picnic” antes de partir para Tulsa (siempre me acordaré de Chandler en Friends) seguramente aunque tuviesen cosas ricas de comer, no tendrían ni tortilla de patatas ni empanada, y la receta de hoy la traigo como alternativa a llevar una tortilla de patatas a un picnic, no lleva demasiado trabajo y es algo más divertido, y ahora que llega la primavera, es hora de empezar a ir a merenderos a tostar al sol. 

Para la receta vamos a necesitar lo mismo que para la tortilla de patata:

  • 4-5 patatas medianas.
  • ½ cebolla.
  • 1 ajo.
  • 4 huevos.
  • Sal.
  • Aceite de oliva virgen extra.

Con esta cantidad de patatas da para un montón de bomboninos de patata, yo recomiendo que uséis menos. Además de todo esto, necesitaremos un par de cucharadas o tres de harina y un sobre de levadura.

Lo primero es pelar la patata y picarla en trozos muy pequeños, como si picásemos ajo. Y de paso picamos también el ajo y la cebolla y le echamos sal.

Imagen

 

Y lo freímos…

Imagen

 

Cuando esté frita la patata la escurrimos bien del aceite y lo echaremos todo al huevo ya batido, al que le habremos incorporado la harina y la levadura tamizada.

Para hacer los bombones de patata yo he utilizado la maquina esa que me regalaron para hacer mini muffins, así que bañamos un poco el fondo con un poco de aceite y vamos echando la mezcla en cada molde…

 

Imagen

 

Más o menos en un 7 minutos ya están listos.

Imagen

 

Imagen

 

Y listo!! Que aproveche y a disfrutar del picnic :)

 

Buscando al amigo de Nemo en un plato de espaguetis

21 mar

Imagen

Cuando me puse a hacer esta receta sin ninguna duda pensé en el amigo de Nemo…cuando se le va la tinta, es taaaaan tierno :) El amigo de Nemo es una sepia, pero se puede utilizar también chipirones o en mi caso, potarros, que como dice la RAE, es un calamar basto…primera noticia.

Para hacer la receta vamos a necesitar:

  • Medio kilo de sepia, chipis o potarros.
  • Un chorrín de aceite de oliva virgen extra.
  • 2 dientes de ajo.
  • Perejil.
  • 1 guindilla seca.
  • Medio vaso de vino de cocina.
  • Salsa de tomate.
  • 500 gr. de espaguetis.

Al lío… Limpiamos y cortamos los calamares.

Imagen

Picamos los ajos…

Imagen

y el perejil y la guindilla…pero de esto ya no pongo foto que ya es pasarse. Sofreímos el ajo hasta que se dore, añadimos los calamares, damos un par de vueltas, y añadimos el perejil y la guindilla. Atención aquí, mi madre, que estaba conmigo haciendo la comida, quería hacerlo en una tartera para que quedase bonito para la foto y luego hacer la trampa de ponerlo en la olla express…a mi que siempre os pongo las cosas tal y como las hago, a la olla express que me fui directa. Así que ahora que ya lo tenemos todo en la olla, cerramos y cuando suba el pitorro, son 5 minutos, al menos en mi olla.

Imagen

Mientras, en dos boles ponemos el vino fifty-fifty, en uno le añadimos el tomate y en otro la tinta de los calamares.

Imagen

Cuando pasen los cinco minutos de los calamares en la olla, abrimos y le echamos la mezcla del vino con la salsa de tomate y volvemos a cerrar y otros tres minutos más.

Imagen

Y cuando esté, añadimos la mezcla del vino con la tinta de calamar y dejamos que espese un poco ya con la tapa quitada. Ahora es el momento de echarle la sal, al gusto.

En otra olla, esta vez, para pasta, ponemos agua a hervir, cuando rompa a hervir, echamos la sal y los espaguetis.

Imagen

Cuando estén al dente, escurrimos y añadimos la salsa. Emplatamos y a comer :)

Imagen

Imagen

 

Que aproveche :) y hasta la próxima.

Colloto no se cierra

7 mar

Imagen

Quizás para algunos el título de la receta les puedes resultar desconcertante, pero me pareció una buena forma para introducir uno de los ingredientes de la receta, el refresco de cola. No hace falta que diga marcas porque ya se han encargado ellos de aparecer en el cine a lo largo de la historia del séptimo arte, y buscando por ahí, fue el legendario King Kong, en 1933, donde la archiconocida marca de refresco hizo su primera aparición. Y hoy, sus apariciones son en las noticias por el cierre de 4 fábricas en España, dejando con el culo al aire a un montón de familias. Dicho esto…vamos con la receta.

La receta son unos caramelos (o churritos más bien) de morcilla con reducción de calimocho (el Pedro Ximenez se me había acabado).

Para la masa de los caramelos utilizaremos la receta de los creps salados, así que vamos a necesitar:

  • 100 ml. de leche.
  • 4 cucharadas de harina.
  • 2 huevos.
  • 1/2 cucharada de mantequilla.
  • Una pizca de sal.

A la hora de hacer la masa simplemente ponemos todos los ingredientes en un recipiente de batidora y lo batimos hasta que no haya grumos. Y lo dejamos reposar una media hora más o menos, mientras preparamos el relleno vamos.

Imagen

Para el relleno vamos a necesitar:

  • 1 morcilla matachana.
  • Nata líquida.

Imagen

Y la elaboración no tiene más que abrir la morcilla, ponerla en una sartén, y echarle un poco de nata líquida para que no nos queden demasiado fuertes luego los churritos, eso ya va al gusto de cada uno.

Imagen

La dejamos a fuego medio para que se termine de hacer.

Imagen

Mientras tenemos la morcilla al fuego, vamos a ir haciendo los creps. Ponemos una sartén pequeña al fuego con un chorrín de aceite. y los hacemos como si fuesen frixuelos.

Imagen

Y así hasta agotar la masa…

Imagen

Y ahora a montar los churritos. Ponemos un crep con un poco de morcilla y lo enrollamos, y así con todos. Y los vamos poniendo en una fuente que podamos meter al horno, que habremos precalentado a 200ºC con el grill puesto, porque lo que queremos es que se tuesten un poco.

Imagen

Imagen

Mientras los tenemos en el horno, vamos a ir haciendo el calimocho, que a mis veintitantos y después de más de un botellón hecho, le he tenido que preguntar a mis amigos cuánto de vino y cuánto de refresco de cola tenía que poner, y me dijeron que mitad y mitad…así que yo, hice caso.

Imagen

Con el calimocho ya hecho, lo ponemos al fuego unos 10 minutos, para que reduzca y se le vaya el alcohol.

Ahora ya con los churritos dorados, vamos a montar el plato…

Imagen

Y luego ya…los bañamos con la reducción de calimocho. Y a comer :)

Imagen

Besines.

James y la magdalena de melocotón gigante :)

9 ene

Imagen

 

Cuando James se metió dentro del melocotón que creció desmesuradamente en su jardín, no se podía ni imaginar las aventuras que viviría. Francamente, no creo que comiendo estas magdalenas de melocotón se vivan demasiadas aventuras pero si es que haciéndolas pasas un buen rato en la cocina, que al fin y al cabo, era lo que pretendía cuando ayer por la tarde me puse a hacerlas antes de ir a ver el partido.

Depende de vuestros moldes os saldrán más o menos, a mi me salieron mil, porque los Reyes Magos estos que tengo como hermana me regalaron una máquina para hacer mini-cupcakes que salen muy monos, no lo niego, pero de bocado :)

Para hacer las magdalenas estas necesitamos:

  • 240 gr de melocotón en almíbar.
  • 90 gr de harina integral.
  • 210 gr de harina blanca de trigo (yo usé harina normal de bizcochos)
  • 2 cucharaditas de levadura en polvo.
  • ½ cucharadita de bicarbonato sódico.
  • 2 cucharaditas de canela en polvo.
  • 1 huevo.
  • 140 gr de azúcar moreno.
  • 80 ml de aceite.
  • 45 gr de azúcar blanco.
  • 65 gr de mantequilla “en punto de pomada” (:))
  • 200 gr de azúcar glas

Pues al lío.

 240 gr de melocotón son más o menos 4 trozos de los que vienen en lata (de hecho la lata es de 240 gr). Uno de los trozos lo partimos en daditos y el resto lo troceamos bien. (Todo ello sin el almíbar)

Imagen

 En un bol mezclamos la harina integral con 140gr. de la blanca, además de la levadura, el bicarbonato sódico y una de las cucharaditas de canela. 

Imagen

En otro bol, batimos el huevo y le echamos el azúcar moreno, el aceite… (que yo siempre frío primero con una cascará de naranja para que no sepa luego demasiado a aceite crudo)

Imagen

 

…y el melocotón troceado. Luego mezclamos la mezcla con los ingredientes secos hasta formar una masa tal y como la de la foto.

Imagen

 

En otro bol vamos a poner el resto de la harina y de la canela, el azúcar blanco y la mantequilla. En teoría se tiene que formar una masa parecida a la otra pero en blanco…MENTIRA!! No sale, así que yo le eché un chorrín de leche y me quedé más ancha que otro poco.

Imagen

En la maquinita esta que me regalo la mi hermana, pintamos un poco de aceite cada pocillo, porque aunque las instrucciones digan que son antiadherentes…no me fío mucho, de hecho…alguno que otro se me fastidió al sacarlos.

Imagen

Ponemos un poco de masa de la oscura y encima un poco de la blanca, cerramos y que cuezan unos 5-7 minutos, si se hacen en el horno, ya tendréis moldes más grandes y tardarán unos 25 minutos a 180ºC.

Imagen

Imagen

Los vais sacando y haciendo más con toda la masa (en el caso de que tengáis maquinita, sino al horno de una sentada, por suerte para vosotros).

Imagen

Los dejáis enfriar y mientras tanto hacéis una especie de glaseado para poner por encima. El glaseado este es el azúcar glas con un chorrín de agua hasta conseguir algo así…

Imagen

Ponéis un trocín de melocotón del que habíais dejado antes reservado y por encima un poco de glaseado. Y colorín colorado, esta receta, se ha acabado.

Imagen

 

Imagen

Que aproveche :)

(Haciendo esta receta ha sido inevitable no acordarme del monólogo de Ángel Martín de “El melocotón que murió por culpa tuya”.)

Cuando un hombre enamora a una mujer con una tarta de zanahoria

10 sep

Imagen

Hay gente que dice que soy un poco niña burbuja porque tengo “alguna que otra alergia”, por suerte, al contrario que Meg Ryan en “Cuando un hombre ama a una mujer”, el chocolate no es una de ellas, pero vamos a dejar de lado tanto chocolate y vamos a ver si es verdad que esa tarta de zanahoria con queso por encima que le propone Andy García a Meg Ryan está tan rica como dicen.

Para la tarta vamos a necesitar:

  • 250 ml de aceite vegetal.
  • 250 gr de azúcar moreno.
  • 3 huevos.
  • 3 tazas de zanahoria rallada y bien apretada.
  • 120 gr de nueces troceadas.
  • 375 gr de harina.
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato.
  • 2 cucharaditas de canela/jengibre.

Lo primero de todo, ponemos a calentar el horno a unos 180-190ºC. Engrasamos un molde y forramos el fondo con papel de horno.

Imagen

Mientras tanto, vamos rallando la zanahoria con un rallador finito.

Imagen

Troceamos las nueces y preparamos también el azúcar moreno.

Imagen

Imagen

Batimos el aceite, los huevos y el azúcar hasta que la masa esté espesa y cremosa.

Imagen

Pasamos la mezcla a un cuenco grande y con una cuchara de madera vamos incorporando la zanahoria y las nueces, y luego ya la harina tamizada, el bicarbonato y las especias.

Imagen

A continuación lo vertemos en el molde.

ImagenHorneamos el bizcocho alrededor de una hora y cuarto con calor arriba y abajo. Lo dejamos reposar 5 minutos y luego lo desmoldamos sobre una rejilla para que enfríe.

Imagen

Para hacer el fondant que lleva por encima, vamos a necesitar:

  • 30 gr de mantequilla.
  • 80 gr de queso tipo philadelphia.
  • 200 gr de azúcar glass.

Lo mezclamos todo hasta que quede una pasta ligera y esponjosa y luego ya, cubrimos el bizcocho y a comer :)

Imagen

Imagen

Quizás Michael (Andy García) enamoró a Alice (Meg Ryan) con esta tarta, no lo dudo, quizás se enamoraron porque tan solo una de los 600 diferentes tipos de sonrisa de ella, hizo que el corazón de él latiese un poco arrítmicamente y él entonces sintió que ella era la mujer (y el amor) de su vida, quizás, receta tras receta él la quiso bien, que no mucho, porque lo importante no es encontrar a quien te quiera mucho, sino a quien te quiera bien, tal y como se quieren los protagonistas de la receta de hoy. Disfrutad de la tarta, de la película y de la persona que os quiera bien.

Imagen

Un besín y nos vemos en la próxima película.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.